El Norte Escolar

Edición del grupo El Día a día de Colegio Internacional de Valladolid de Valladolid

Estás en > Grupos > Portada de El Día a día Hemeroteca

Los asesinos pueden ser tu propia familia

Los asesinos pueden ser tu propia familia

30.11.2016 - Inés Caballero

¿Quién dice que un asesino no puede ser una persona de tu propio entorno familiar? Estos casos no son raros en el mundo criminal por mucho que cueste aceptarlo.

  • Current rating

96 votos

1 comentario

Un hombre de 34 años se entregó a la policía tras confesar el asesinato de su madre, esto ha sucedido en Gijón. El detenido se presentó a media mañana en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, donde confesó haber matado a su madre y haber dejado el cadáver en el mismo lugar donde sucedió el crímen, el propio domicilio.

El acusado presenta problemas psiquiátricos.

Los agentes enviaron un cuerpo de policía para confirmar los hechos, al entrar al domicio afirmaron que la confesión era correcta. El asesino fue enviado al área psiquiátrica del Hospital de Jove, donde permanece ingresado, allí determinarán si el arrestado está capacitado para prestar declaración ante el juez.

Hasta la escena del crímen se trasladadó la Brigada de la Judicial de la Benemérita, para poder reconstruir los hechos y acumular pruebas en contra del acusado. Los familiares más cercanos, el marido de la difunta y las dos hijas, no sabían lo ocurrido hasta que la Guardia Civil alertó de ello, dado que el crímen se había producido horas después de que ellos abandonaran el domicilio.

Las autoridades se llevaron el cuerpo al Instituto de Medicina de Legal de Oviedo, donde los forenses harán una autopsia para reconstruir los hechos y determinar la muerte de la mujer. Los primeros indicios, apuntan a una posible asfixia.

La gente piensa que un asesino no puede ser una persona de tu propio entorno familiar, este dato es erróneo ya que en muchos casos de asesinato el asesino ha resultado ser un familiar de la propia víctima.

comentarios

1

Vacce | 06-12-2016 14:33

Puff, no te puedes fiar ya de nadie