El Norte Escolar

Edición del grupo La Voz del Cora de Colegio Corazón de María de Zamora

Estás en > Grupos > Portada de La Voz del Cora Hemeroteca

Todo lo que debes saber sobre por qué seguimos las modas

Todo lo que debes saber sobre por qué seguimos las modas

18.12.2016 - Miguel Colmenero

Ni sencillas ni prescindibles son las razones por las cuales seguimos las modas. La premisa fundamental de la psicología social, que estudia nuestro comportamiento en relación con nuestro entorno social, es que uno influye sobre otro de igual forma que ese otro lo hace sobre ese uno. O dicho de otra forma, nosotros influimos tanto al resto como el resto a nosotros mismos.

  • Current rating

1 voto

0 comentarios

Pues bien, tal es el poder de las influencias, que  llegamos a interiorizarlas. Un claro ejemplo son las normas sociales, ya que aunque estemos seguros de que nadie nos observa, no dejamos de cumplirlas por ello.

Sin embargo, las modas o tendencias no son, como es obvio, una norma social, pero sirven para ver de forma más accesible lo que supone el influjo de los demás en nuestra toma de decisiones o en nuestras actitudes y conductas. Tenemos nuestro propio criterio, no somos como un rebaño de ovejas, pero este es muy susceptible a lo que ocurre en  nuestro entorno y muy flexible, lo que hace que seguir una moda sea consecuencia directa de nuestra característica de animales sociales y de ser compañeros de especie. Ninguno es ajeno a ello.

El seguir una moda justifica el Principio de Conformidad, que afirma que todos preferimos ser percibidos de una forma positiva antes que negativa, incluso alguien a quien los demás no le importen demasiado.

Además, respecto a nosotros, los adolescentes, estas conductas se acentúan con nuestro grupo cercano, ya que todos los miembros del grupo  poseen, en cierto modo, los mismos gustos, forma de vestir e incluso modo de hablar, con coletillas o expresiones similares.

Así pues, cuando no se trata de algo que pueda interferir en nuestros pensamientos políticos o éticos, es tan difícil para nosotros no nadar  contra corriente, y aceptamos, desde la conformidad, ciertas tendencias que seguimos como propias.