*

El Norte Escolar
 
El Norte Escolar

Hojas de papel

Colegio La Milagrosa

Salamanca

REDACCIÓN: Alba Avedillo Nieto, Irene Barbero Urrero, María Carvajal Delgado, Lucía García Hernández, Sergio Herrero Martín, Raquel Pozo García

Crónicas de Continente - Capítulo 6

Crónicas de Continente - Capítulo 6
Mapa de Continente

Hoy os traemos una entrega más de nuestra historia "Crónicas de Continente". Esperamos que os guste.

17.11.2017 - Sergio Herrero y María Carvajal

  • Current rating

20 votos

6 comentarios

Un pequeño grupo de personas estaba reunido en la Sala de Decisiones del Palacio Real. Aunque había nueve sillas alrededor de la mesa, sólo cinco de ellas estaban ocupadas. Mengh el Décimo se levantó de su asiento y proclamó:

- Hace quince años estábamos entrando en Septh. Hace quince años recuperamos lo que era nuestro por derecho: el trono de Continente. Hace quince años las Segundas Guerras de Gulmor acabaron, y tras catorce años de guerra todo volvió a la normalidad. Y os he reunido hoy para celebrar este aniversario tan especial. ¡Brindemos por estos tiempos de paz!

Cinco copas de vino se alzaron, y cinco sonrisas se dibujaron en las caras de los allí presentes, y ninguno de ellos sabía el desastre que se les venía encima.

                                                                                           ...

Los primeros en darse cuenta fueron los Vralar. Dohaer tembló y aquello parecía el fin del mundo. Las rocas de las montañas más cercanas a la ciudadela se desprendieron y cayeron en las bajas casas, y uno de los tres últimos dragones Vralar, que se encontraba sobrevolando la zona, voló más allá de la Tierra Conocida presa del pánico, del mismo pánico que también se apoderó de todos los habitantes de la ciudad Vralar.

El Palacio de Dohaer parecía el único lugar seguro, pero la situación en su interior era la misma que fuera: Syrahe V buscaba un lugar donde cobijarse, mientras sus consejeros corrían de un lado a otro, preguntándose qué estaba pasando.

Syrahe V corrió hacia su dormitorio y cerró la puerta con llave. No quería que nada ni nadie le molestara. Pero al parecer eso no fue suficiente: su habitación se llenó de una neblina grisácea y veinte segundos después se disipó. En su lugar había una persona de baja estatura que llevaba una bola de cristal. Sólo le dijo unas palabras:

- La Gran Guerra acaba de empezar. Ha llegado la hora de que se decida el futuro de los Hombres.

Y se fue tal y como había venido. En ese momento Syrahe se dio cuenta de quién le estaba hablando realmente. Se dirigió a la biblioteca y tras tres días de exhausta investigación hizo un comunicado desde el Balcón Real de Dohaer:

- Hoy me dirijo a todos vosotros para deciros que nuestros años de exilio en este lugar han llegado a su fin. Tras el desastre de hoy no tenemos otra opción: debemos abandonar la ciudadela y viajar más allá de la cordillera en busca de nuevos lugares y tierras que conquistar. Por primera vez desde los tiempos de Urys I el Conquistador los Vralar usaremos nuestros dragones en una guerra, una guerra especial: la Gran Guerra que nos devolverá al Trono del Continente, nuestro por derecho y desde tiempos inmemoriables. Será duro, pero el premio que conseguiremos será incalculable. ¿Estáis listos para la Guerra?

El pueblo de Dohear bramó, dispuesto a hacer lo que fuera por abandonar el nido de escombros en el que se había convertido su ciudad.

                                                                                        ...

Después de avisar a los Threz, a los Vralar y a los Gergrs de la desgracia que estaba por llegar, decidí visitar el único lugar que ningún Lamo-Yeni había visitado todavía. Para ello tendría que tener mucha precaución y leer el tiempo como nunca antes lo había hecho. Lo intenté varias veces, pero no lo conseguí. Me resultaba bastante complicado. Tendría que buscar una alternativa para poder llegar allí, y se me ocurrió: dragones.

Aquello me resultó bastante más sencillo. En un abrir y cerrar de ojos me encontraba sobre Rewn, uno de los tres últimos dragones Vralar, que al parecer había huido de Dohaer en dirección a la Tierra Desconocida tras haber escuchado el tremendo estallido. 

Pasó el tiempo y me quedé dormido, pero me desperté justo a tiempo. Ante mí había un mar de magma y lava que se extendía hacia el infinito. En el centro, como una isla, el lugar que había hecho temblar todo el Continente: el volcán de VelnsTern.

"Es precioso", pensé para mí. Aunque el paisaje me encantaba, las consecuencias que tenía esto para mi especie eran nefastas: al visitar el Lugar Prohibido ningún Lamo-Yeni más podría nacer. La profecía que 13 escribió lo decía: "Si el Lugar que no se debe Visitar es visto por alguno de nosotros, ninguno más podrá nacer". 

Decidí sobrevolar el cráter de VelnsTern con Rewn para poderlo ver más de cerca, pero fue en ese momento cuando una neblina grisácea me envolvió. Pocos segundos después un pequeño Lamo-Yeni estaba entre mis brazos. Era el último: 708. Pero esos momentos de euforia desaparecieron al ocurrir tres cosas al mismo tiempo que me dejaron consternado.

Justo cuando estábamos sobrevolando la cima, una enorme roca impactó en el ala izquierda de Rewn, agujereándola. Se retorció de dolor y estábamos cayendo en dirección al interior del cráter. Decidí usar la desaparición y volver a casa. Lo conseguí, pero lo último que vi me dejó desolado: 708 descendiendo hacia el interior del volcán junto con el cadáver de Rewn. Y en las profundidades había siluetas que se movían y se comportaban como humanos. 

708 estaba probablemente muerto. Rewn había muerto por culpa de la roca. Y había humanos, humanos que no ardían, y que se estaban multiplicando a una velocidad de escándalo.

No había forma de parar eso.

La Gran Guerra no había hecho más que empezar.

Y nuestro tiempo en el exilio había terminado.

 

 

Pinche aquí para ver el mapa de Continente ampliado.

 

comentarios

1

Marta | 19-11-2017 22:14

Que buen la historia. Gracias.

2

patricia | 19-11-2017 11:07

Cada vez mejor, buen trabajo!!

3

Patricia | 19-11-2017 09:43

Me ha encantado la historia

4

Mary | 18-11-2017 20:46

Otra nueva entrega más interesante que la anterior. ¿Que pasará dentro del volcán? ¿Porqué no arden los humanos? Espero con ansia la siguiente entrega

5

Pilar | 18-11-2017 13:57

Bravo! Me encanta que semana tras semana vayáis proporcionándonos una nueva entrega que se va superando con respecto a las inmediatas.

6

Irene | 18-11-2017 09:58

hoy la habéis hecho un poquito más larga, y eso me gusta.Genial