*

El Norte Escolar
 
El Norte Escolar

Hojas de papel

Colegio La Milagrosa

Salamanca

REDACCIÓN: Alba Avedillo Nieto, Irene Barbero Urrero, María Carvajal Delgado, Lucía García Hernández, Sergio Herrero Martín, Raquel Pozo García

Crónicas de Continente - capítulo 9

Crónicas de Continente - capítulo 9
Mapa de Continente

Después de casi una semana de espera, os iremos la novena entrega de nuestra historia. Esperamos que la disfrutéis.

01.12.2017 - María Carvajal y Sergio Herrero

  • Current rating

24 votos

5 comentarios

Mengh estaba sentado sobre su caballo blanco mirando de frente a la multitud de lanzas que bajaba por la colina. El otoño estaba próximo y sería más frío que cualquier otro.  Tenía dibujada en la cara una sonrisa de satisfacción. Todo iba según lo planeado, aunque de su plan ya solo quedaban algunos trazos, estaba seguro de que ganarían la guerra. Finalmente fueron los Vralar los que movieron a su ejército primero, fueron tomando los territorios fronterizos de oeste a este. Habían conquistado todos sus territorios, a excepción de los núcleos principales: Breth y Nevistia. Ahora se encaminaban a Ogar, y ahí les esperaban.

- Estúpidos, se creen mejores. Ni siquiera se han dado cuenta de que no hemos opuesto resistencia.

- Piensan que les tememos. Ilusos.

- Hombres, sé que os sentís  orgullosos, pero concentraros en el campo de batalla, ahora es cuando debemos demostrar nuestra superioridad.

Oleg y Heimi si quedaron en silencio y volvieron la cabeza hasta el centro del valle, donde ya habían desaparecido los dos bloques. Solo quedaba uno.

···

Syrahe estaba camuflado, vestido como uno más, no había ostentaciones en su ejército, ellos no querían poder, solo justicia. Su plan era lo más simple y complejo que se podía haber creado. Simple porque era lo más fácil de pensar, la primera idea, lo ideal. Complejo porque el plan rozaba lo utópico. Casi imposible, muy arriesgado. Se estaban enfrentando casi a la muerte.

En la cima de la colina estaba el centro de mando. Sentado en la mesa mirando de frente al campo de batalla estaba Guyb rodeado de seis hombres más, tres a su derecha y tres a su izquierda. Ellos discutían mirando el mapa, moviendo figuras.

- ¡Callaros! Ha desaparecido. No le veo.

Se hizo el silencio y todos movieron sus ojos hacia el valle. El verano había sido muy egoísta y no había dejado agua. Todo estaba seco, y las armaduras plateadas brillaban a la luz del sol. Sin embargo, no hacía calor. La diferencia entre los ejércitos estaba bastante clara, los otros eran negros, querían venganza y poder. Ellos eran plateados, casi blancos, buscaban justicia.

- Eso solo puede significar dos cosas. O bien lo ha conseguido, o bien?

Nadie dijo nada. No querían ni siquiera imaginarse esa posibilidad.

···

Por fin lo habíalogrado. Estaba en el bosque, lo suficientemente cerca de la batalla para no perder el hilo de los acontecimientos, pero lo necesariamente lejos para no correr peligro. Corría hacia el este, en dirección al mar. Pensaba en lo mucho que lo echaba de menos. Su familia se había criado en orillas saladas, muy pronto sus hijos podrían hacer los mismo.

Al levantar la vista se paró en seco.

- Syrahe. - se quedó paralizado y llevó su mano a la espada que tenía en el lado izquierdo de la cadera. - ¿Me recuerdas? - aunque su tono era amable, él seguía en posición de defensa, miró de arriba a abajo a la sombra y se aseguró de que no hubiera armas a su alcance. Finalmente, asintió.

- La Parte Oscura, ¿qué haces aquí?

- ¿Qué crees que hago? Te buscaba. Necesitaba encontrarte. Syrahe lo estáis estropeando todo. Vuestro mundo corre peligro?

- Nos estamos enfrentando a él.

- ¡NO!, no os estáis enfrentando a nada. Lucháis los unos contra los otros sin apenas motivos.

- ¡Nos desterraron, no nos dejan disfrutar de nuestras vidas! ¡    Nos han privado de libertad! Vivimos en una cárcel de montañas.

- Lo sé. Déjame explicarte. Sé que estás enfadado, quieres justicia, lo entiendo, pero te estás equivocando. Aunque, según tú, esta guerra está justificada, para mí no. Lo peor se está acercando. Me entendisteis mal.

- ¿Entendisteis? ¿A quién más advertiste? ¿Se lo dijiste? Se lo dijiste, ¿no es verdad? - desenvainó su espada y señaló con ella el pecho de la sombra.

- Cálmate. Sí, se lo dije, también advertí a los Therz, pero me habéis entendido mal. No era eso lo que yo quería decir. No quiero que os enfrentéis entre vosotros, es un gravísimo error. Os autodestruiréis y acabarán con vosotros.

- ¿Quiénes acabarán con nosotros? No hay nadie más.

- En eso también estás equivocado.

 

Pulse aquí para ver el mapa de Continente ampliado.

comentarios

1

Marta | 10-12-2017 01:06

A por el próximo capítulo.

2

Marina | 03-12-2017 18:58

Gran artículo con ganas de más

3

Patricia | 03-12-2017 14:22

Siempre con ganas de más!! Buen trabajo!

4

Mary | 03-12-2017 08:54

Una vez más nos dejáis con la incertidumbre. ¿Quién más quiere acabar con ellos? No tardéis en desvelar las incógnitas.Bravo!!!!

5

Roy | 02-12-2017 22:29

¡Vaya, esta entrega sí que es larga! Así que ¿aún queda gente nueva por aparecer en toda esta historia? O a llo mejor rescatamos a algún personaje que hace tiempo que no vemos...Nos quedan muy pocas partes ya de esta tremenda saga. ¡A por ellas!