*

El Norte Escolar
 
El Norte Escolar

Hojas de papel

Colegio La Milagrosa

Salamanca

REDACCIÓN: Alba Avedillo Nieto, Irene Barbero Urrero, María Carvajal Delgado, Lucía García Hernández, Sergio Herrero Martín, Raquel Pozo García

Marketing de género: más allá de coches y muñecas

Marketing de género: más allá de coches y muñecas
Recopilación de los juguetes de una niña comparando a los juguetes de un niño.

Los estereotipos están presentes en nuestra vida, y es el marketing quien saca más partido de ello.

13.11.2017 - María Carvajal

  • Current rating

33 votos

14 comentarios

Estereotipos como el fútbol para los hombres o las muñecas para las mujeres están desgraciadamente presentes en nuestra vida diaria, y hace mucho tiempo que la publicidad y el marketing encontraron una manera para sacarle partido.

¿Qué es?

El género va más allá del sexo biológico de cada persona, y hace referencia a la construcción sociocultural que define los roles y conductas típicas de hombres y mujeres. El marketing de género (gender marketing) crea estrategias publicitarias adaptadas a ambos géneros para así mejorar las ventas. Se ajusta a los hábitos de compra más habituales de cada sexo.

¿Cómo funciona?

Este marketing utiliza los descubrimientos de la psicología y la neurociencia para extraer conclusiones sobre los hábitos de compra del consumidor a partir de sus diferentes necesidades, intereses y preferencias. Un ejemplo muy claro está en la industria del juguete donde los productores han sabido aprovechar los patrones de comportamiento humano y le han sacado el máximo partido.

Desde pequeños, los niños han jugado con bloques de construcción o coches, mientras que las niñas han jugado con muñecas y cocinitas. ¿Por qué? El principal motivo es la publicidad que les llega, desde la televisión o desde los catálogos de juguetes. Los canales infantiles rebosan de anuncios de juguetes en los que las niñas aparecen vestidas de rosa jugando con una muñeca, y los niños están vestidos de azul y juegan con circuitos de coches. Esta es la imagen que queda grabada en sus mentes, y es lo que utilizan los fabricantes para vender.

El marketing de género tiene como objetivo principal incluir las necesidades propias de cada género en el desarrollo, la distribución y la comunicación de productos y servicios. Para ello utiliza siete instrumentos: política de productos, política de precios, política de distribución , política de comunicación, política de personal, política de procesos y política de instalaciones.

La primera de ellas es la más importante, pues decide si el producto será un éxito o un fracaso. Consiste básicamente en la creación del producto. Para crearlo se estudia el mercado a fondo para saber a qué público se tiene que dirigir y cuáles son sus exigencias. Un claro ejemplo está en la marca Guillette, que comercializa instrumentos de afeitado para hombres y mujeres. Si se paran a pensar un momento, verán que los productos de la línea de hombres y la de mujeres son los mismos: cuchillas para el afeitado. Sin embargo, se venden de forma totalmente distinta. Mientras que en línea masculina se publicita como deportiva y eficiente, utilizando los colores y la visualización en los anuncios televisivos, donde aparecen deportistas usando el producto, la línea femenina destaca sobre todo sus ventajas como protector de la piel y se encuadra en un ritual de cuidado personal.

¿Tiene sentido el marketing de género en la actualidad?

Según diversos estudios, desarrollar una estrategia de marketing de género no merece la pena en todos los sectores, pero en otros es lo más recomendable. La moda, por ejemplo, es el claro ejemplo de este tipo de estrategia. Las diferencias son muy claras entre sexos, pues hay diferencia en las tallas, las figuras y las preferencias estéticas.

Pero la sociedad se encuentra en una cambio constante, y actualmente, las mujeres realizan estudios (grados, cursos, masters?) y son independientemente económicas. Los hombres por su parte, viven solos en muchos casos y ejercen el papel de amos de casa, algo totalmente impensable hace apenas unas décadas. Todo esto hace que una estrategia eficaz de marketing deba tener en cuenta la situación sociológica actual y las necesidades de cada sexo, pues si se recurre a roles ya anticuados, la audiencia podría ofenderse, y como consecuencia, las ventas de ese producto caerían en picado.

 

En conclusión, el marketing de género es un terreno peligroso si no se atiende a los intereses y necesidades de los hombres y las mujeres de forma precisa, pues en ese caso sería difícil llegar al éxito. 

comentarios

1

patricia | 19-11-2017 11:13

Es una pena que esto siga existiendo, gracias por el artículo!

2

Helena | 17-11-2017 00:04

Un texto para reflexionar...

3

Marta | 16-11-2017 23:11

Gracias por la noticia. No me deja compartir la noticia porque no salen los iconos de Twitter y Facebook.

4

Alma | 15-11-2017 21:13

Enhorabuena Hojas de Papel

5

Carmela | 15-11-2017 21:13

Ojal lleguemos a un momento en que esta noticia solo sea un recuerdo

6

Pedro | 15-11-2017 21:12

Es una pena que aún siga existiendo diferencias por el genero

7

Carmen | 15-11-2017 21:10

Enhorabuena Hojas de Papel , otro gran artículo lleno de información interesatísima

8

Toño | 14-11-2017 18:10

Me gusta ser optimista y creer que esto cambiará y los estereotipos acabarán por desaparecer. Muy buen artículo. Enhorabuena.

9

Silvia | 14-11-2017 10:05

Triste, pero real... y lo más lamentable más allá del marketing, es la discriminación que pueden llegar a sentir l@s niñ@s que optan por jugar a lo que realmente les gusta: niñas jugando a fútbol, niños a disfrazarse de princesa... lo único malo que hay en esto, está en los ojos de quien los juzga, y por desgracia, todavía hay mucha gente que lo hace...

10

Leticia | 14-11-2017 09:58

Queda mucho trabajo por hacer en este campo. Trabajemos para cambiarlo.

11

pilar | 14-11-2017 09:05

Me parece muy interesante lo que habéis escrito, bien redactado y estudiado. En mi opinión, es cierto que los estereotipos siguen siendo muy fuertes y la diferencia de colores sigue funcionando: de qué color es el lazo que nos recuerda el cáncer de mama?

12

Raquel | 13-11-2017 22:52

Ojalá un mundo libre de prejuicios con la total libertad

13

Irene | 13-11-2017 20:30

Toda la razón...Deberíamos dejar los estereotipos a un lado de una vez por todas

14

Roy | 13-11-2017 20:11

Lamentablemente, tenemos una batalla abierta en cuanto al género en el ámbito del consumo. En un mercado en el que ya casi todo vale, seguimos siendo víctimas de inventos como el impuesto rosa: diversos estudias apuntan a que ellas pueden llegar a pagar hasta un 20 % más por los mismos productos que ellos, solo por existir líneas de productos dirigidos a un público femenino (con diferencias de color o acabados, pero con iguales prestaciones). Gracias por un texto siempre necesario.