*

El Norte Escolar
 
El Norte Escolar

La Voz Del Cora

Colegio Corazón de María

Zamora

REDACCIÓN: María Ramos Fermoselle, Paula Álvarez Teso, Miguel Rodríguez Romero, Celia Pérez Zapater, Lucía Martín García, Mario Garzón Iglesias

¿POR QUÉ LOS DRAGONES INVADIERON EL MUNDO?

¿POR QUÉ LOS DRAGONES INVADIERON EL MUNDO?

Siempre han estado entre nosotros. En los años setenta del siglo pasado los encontramos en el Señor de los anillos de J.R.R Tolkien, y una década después nos topamos de nuevo con ellos en Dragones y mazmorras. Ahora, Juego de Tronos los vuelve a poner de moda. Pero ¿Por qué sentimos tanta fascinación por estos gigantescos saurios? ¿Qué han simbolizado a lo largo de la historia?

03.12.2017 - Rut Lleras

  • Current rating

9 votos

0 comentarios

Monstruos vinculados al demonio

Estas criaturas ya estaban presentes en los mitos de muchos pueblos indoeuropeos, donde algunas historias narraban enfrentamientos entre héroes y dragones, algunos dotados de varias cabezas. En los textos más antiguos del zoroastrismo se describe al Azi Dahka, un monstruo demoniaco portador de todos los pecados, que estaba dotado de tres bocas, seis ojos y tres cabezas.

Algunas hipótesis sobre el origen del mito de los dragones se pueden encontrar en el descubrimiento de fósiles de dinosaurios llevado a cabo en la Antigüedad por algunos pueblos, que pensaban que eran esqueletos de seres todavía vivos o criaturas enigmáticas y escurridizas que rondaban más allá de las tierras conocidas.

Una puerta hacia el mundo mágico

En 1902, el arqueólogo alemán Robert Koldewey localizó la puerta de Ishtar, en el yacimiento de la milenaria ciudad de Babilonia. Esta joya mesopotámica es un arco semicircular cuyas paredes están cubiertas de arriba abajo con filas alternadas de imágenes de un toro fiero y de un enigmático animal con aspecto de dragón que Koldewey denominó sirrush, una criatura cubierta de escamas, con cola y un cuello delgado que sostiene una cabeza de serpiente con un cuerno. Las patas anteriores son las de un felino y las posteriores, las de un pájaro. ¿Era el sirrush la representación de un animal real que todavía vivía en época babilónica o un simple ejercicio de fantasía de los artistas mesopotámicos? ¿Qué simbolizaba aquel dragón? Koldewey afirmó que el dragón de Ishtar correspondía en muchos rasgos a los saurios que se habían extinguido en el Jurásico.

Extraños animales de compañía

A lo largo de la historia, los humanos han ido creando un amplio catálogo de seres mitológicos a los que se les han atribuido cualidades sobrenaturales o mágicas.

Los dragones buenos de oriente

En la antigua china el dragón representaba el yang y era considerado un ser benéfico que proporcionaba la lluvia y el agua en general.

La mayoría de los dragones no tenían alas, aunque podían volar gracias a la magia. También se podían camuflar y hacerse tan grandes como el universo. Desde sus orígenes esta criatura evolucionó hasta convertirse en un ser mítico.

En la dinastía Han, el dragón se describía como un ser con un tronco de serpiente, las escamas de una carpa, la cola de una ballena, los cuernos de ciervo, la cara de camello, las garras de águila y los pies de un tigre.

Algunos son capaces de comprender emociones como la bondad y la gratitud.

A diferencia de los dragones occidentales, los orientales no son destructivos, no echan fuego por la boca y no representan el mal.