*

El Norte Escolar
 
El Norte Escolar

NEWS EXPRESS

Instituto Politécnico Cristo Rey

Valladolid

REDACCIÓN: Julia de la Madrid Santos, Vera Mata Cabezón, Victor Misiego Monedero, Félix Frontela

UN DIABLO EN EL PUENTE MAYOR DE VALLADOLID

UN DIABLO EN EL PUENTE MAYOR DE VALLADOLID
Duelo de los jóvenes

Leyendas de la capital castellana

27.11.2017 - NEWS EXPRESS

  • Current rating

5 votos

1 comentario

El Puente Mayor de Valladolid permanece, aún hoy en día, en pie tras siglos de historia. Este puente une el actual Paseo de Isabel La Católica y la Avenida de Salamanca a la altura de la Avenida Gijón pero, muchos ciudadanos que pasan día tras día por el mismo, desconocen la leyenda que sobre el se cierne.

El escritor Antonio Martínez Viergol recoge dicha leyenda, la cual, tiene por protagonista al mismísimo diablo. 

Un jóven de la familia Tovar, cuenta el relato, se dirigía a la casa de su amada, de nombre FLor, y debía atravesar el Pisuerga en una pequeña barca desde una orilla hasta la otra. Sin embargo, en su camino se encontró a otro jóven de la familia Reoyo, dispuesto a ver también a la bella jóven. 

Ambos no dudaron debatirse en duelo. Y así fue. Los dos jóvenes, de espaldas, se enfrentaron en la orilla del Pisuerga, siendo uno de ellos malherido, el propio jóven de la familia Reoyo.

Resultado de imagen de duelo siglo XIX

Cuando el jóven de la familia Tovar retomó su viaje con la barca, el tiempo cambió de forma brusca, estallando una gran tormenta que impidió al jóven emprender su aventura amorosa. Comenzó a maldecir, a quejarse y, en medio de todos esos gritos, del propio río surgió una figura espumosa, terrorífica y abominable.

El jóven perjuró en alto que no dudaría entregar su propia alma al diablo si este le ayudaba a cruzar el río. En cuestión de segundos, la espuma se tornó en una figura diabólica, surgiendo de la misma el propio Satán, que accedió a su petición.

Tras "ayudarle", la sorpresa del joven al llegar a la orilla y ver por fin a su amada fue terrible, Flor se encontraba en el suelo, muerta, sin vida y, lo que es peor, completamente calcinada.

Satán cumplió su promesa, pero con un precio fatídico que enloqueció para siempre al joven.

comentarios

1

Maria Lopez | 28-11-2017 19:25

No había oído nunca esta historia. Muy curiosa.