*

El Norte Escolar
 
 
El Norte Escolar

International News

Colegio Internacional de Valladolid

Valladolid

REDACCIÓN: Paula Isabel Díez Burbano, Iris Ejarque Julve, Pablo Artmüller Lara, Vanessa Gómez English, Carlos López Serrano

¿Es tan sano como creemos el pavo que compramos?

¿Es tan sano como creemos el pavo que compramos?
Pechuga de pavo.

Los dietistas y nutricionistas nos alertan sobre el verdadero contenido de estos envasados.

24.10.2018 - Isabel Díez

  • Current rating

13 votos

0 comentarios

Las opciones de comida saudable que tenemos disponibles hoy en día son muy variadas, pero ¿realmente lo son?

Por ejemplo, nos venden las lonchas de pavo envasadas bajas en sal, con pocas calorías, finísimas o braseadas, pero como como dice el dietista y nutricionista Guillermo V. Rodríguez "nos venden basura baja en calorías". Es aconsejable leer las etiquetas de los envasados, ya que la mayoría parecen saludables por su contenido "light", pero normalmente estos son productos procesados o ultraprocesados. El contenido de pechuga de pavo real debe situarse entre el 80-85%, como mínimo ya que lo que hace que el pavo no sea tan sano como creemos es el resto de ingredientes que contiene, en algunas marcas el porcentaje de pechuga de pavo llega a tan solo 41%.

Resultado de imagen de pechuga de pavo envasada

Además de agua, lo envasados pueden contener almidón, dextrosa, aditivos que se usan para estabilizar, potenciar el sabor y conservar; sal, azúcar, proteína de soja, jarabe de glucosa, leche en polvo o trazas de leche y huevo. «Incluso en algunos casos puede encontrarse fécula y glutamato monosósico», alerta el dietista, quien explica que en el etiquetado se ordenan los ingredientes de mayor a menor protagonismo en el producto, por lo que esto también nos puede dar una pista para elegir una u otra marca. También como es lógico en la etiqueta no va a poner que contiene azúcar así claramente, sino que aparecerá camuflada y leerás en los ingredientes que lleva dextrosa y almidón, que son glúcidos.

Estos alimentos no contienen las proteinas sufiecientes pero podemos dejar de consumirlos para sustituirlos por otros alimentos mas saludables, con estas alternativas proteicas y naturales podemos preparar bocadillos o tostadas más saludables, Laia Gómez, de Alimmenta, propone tortilla, huevo duro, atún, hummus, sardinas o incluso si se desea consumir aves, cita la posibilidad de hornear la pechuga de pollo o de pavo y filetearla. El yogur y los lácteos no grasos también son otra opción.

Resultado de imagen de atun

Ahora ya no tenemos excusas para no comer sano.