*

El Norte Escolar 2019
 
 
Renault
Acor
El Norte Escolar 2019

Informativos Colectivos

IES María de Córdoba

Las Navas del Marqués (Ávila)

REDACCIÓN: Juan José Blanco, Cristina Segovia, Tirso Verniere, David Moral

Somos iguales

"Tiende la mano y ayuda"

15.12.2019 - Cristina Segovia Rodríguez

  • Current rating

0 votos

0 comentarios

Muchas personas tienen asimilado que el síndrome de Down es una enfermedad y no es verdad. Probablemente, has visto a personas que tienen el síndrome de Down. Estas personas poseen ciertas características físicas diferentes a las nuestras. Estos niños suelen tener problemas de aprendizaje debido a que les cuesta mucho más tiempo aprender a hablar y a cuidar de sí mismos, pero eso no les impide ir a al colegio, hacer amigos, disfrutar de la vida y conseguir trabajo cuando sean mayores.

Si entablamos conversación con estas personas y les preguntamos por sus inquietudes, descubriremos que en la mayoría de los casos aspiran, nada más y nada menos, a llevar una vida normal. Si les preguntamos por sus anhelos de futuro, nos responderán que tienen metas, que les mueven sueños: formarse en una escuela en la que no se les separe del resto de sus compañeros, tener un trabajo, vivir de forma independiente, tomar decisiones sobre su vida, etc?

Me gustaría mostrarme totalmente en contra de aquellas personas que piensan que, por tener Síndrome de Down, hay que tratar a estas personas de un modo diferente, ya que esto no es así. El hecho de tratarlas diferentes hace que éstos se sientan así y que, por lo tanto, no se ayude a que tengan una vida normal. Del mismo modo que critico un trato diferente, critico un trato demasiado igualitario, ya que tampoco podemos considerar que las personas con síndrome de Down son iguales que nosotros, por ejemplo, en el ámbito escolar, en el cual requieren una especial atención, debido a sus características en cuanto al aprendizaje.

En mi opinión, los padres son la base fundamental en todas las familias, pero en el caso de menores con discapacidad, los padres adquieren aún mayor importancia. Esto es debido a que los padres suponen un apoyo muy importante y realizan las veces de acompañantes en el inicio de la vida de un menor con discapacidad de un modo especial. No solo deben luchar por que su hijo tenga una vida normal, sino porque el resto de la sociedad también lo vea así.

Para finalizar, me gustaría concluir, que ya que los niños con síndrome de Down tienen un aspecto diferente y hay algunos niños que se meten con ellos y se burlan de ellos, hay qye decir que los niños con síndrome de Down tienen sentimientos como cualquier otra persona y, cuando alguien se mete con ellos, hieren sus sentimientos. Los niños con síndrome de Down quieren que los acepten y les gusta tener amigos. Si conoces a algún niño con síndrome de Down, puedes serle de gran ayuda evitando burlarte de él y, en lugar de ello, tiéndele la mano y sé su amigo.