*

El Norte Escolar 2019
 
 
Renault
Acor
El Norte Escolar 2019

The Pinoalbar Times

Colegio de Fomento Pinoalbar

Simancas

REDACCIÓN: Sofía Sánchez Berrocal, María Garro Beña, Sara Benavides Gonzalo, Loreto Ruiz Rodríguez, Lucía Rodríguez Bolado, Cintia Astorga Anciones

¿Cómo afectan las innovaciones y la evolución en la mejora de los coches en el trabajo del taller?

¿Cómo afectan las innovaciones y la evolución en la mejora de los coches en el trabajo del taller?

Reflexión de un profesional del sector, Oscar Gallegos

15.12.2019 - The Pinoalbar Times

  • Current rating

36 votos

2 comentarios

Cada vez que se habla del coche del futuro, toda la información se centra en las innovaciones y la contaminación medioambiental, pero hay un colectivo que no acapara tanta atención y por lo tanto no ocupa portadas ni parece importar a la opinión pública, nos referimos a los talleres de reparación de coches. Por eso hemos preguntado a Oscar Gallegos de Talleres del Hierro Service Valladolid que nos cuente cómo afecta las innovaciones y la evolución en la mejora de los coches, al trabajo del taller. Así como también cómo tiene que adaptarse un taller para trabajar en el coche del futuro, hoy coche eléctrico. Y esto es lo que nos ha contestado:

La evolución de la tecnología del automóvil tiene dos líneas de actuación. La primera relativa a la mecánica y la segunda al aspecto emocional (ayudas a la conducción, vehículo autónomo). En la parte mecánica la evolución en el corto plazo consistirá en ir aumentado el porcentaje eléctrico del total de kilómetros recorridos, aceptando un porcentaje de contaminación. A medio plazo (año 2050) parece que será eléctrico puro (0 de contaminación procedente de la combustión de motor térmico). En cuanto al coche del futuro en el largo plazo, es una incógnita que a mi entender ni la propia industria del automóvil es capaz de contestar, dado que además de este aspecto tecnológico, influirá la política y la capacidad de la sociedad para oponerse a los intereses de las grandes fabricantes, que muchas veces no van a la par con las necesidades sociales.

En cuanto a este aspecto social los automóviles irán modificando su función de "conducir para desplazase" hacia características más vinculadas al entretenimiento, al aspecto emocional y personal de los usuarios (como conjunto de personas que conviven en el automóvil) aumentando cada vez más las ayudas a la conducción y terminando en el vehículo 100% autónomo, lo que provocará que no sea necesario "conducir" sino que el automóvil se convierta en un espacio donde conviven los usuarios.

Los vehículos tienen y tendrán cada vez más electrónica y menos mecánica (los vehículos eléctricos puros ya no tienen motor térmico). Los talleres deberán adaptarse a estos cambios a través de la formación de su personal.

Si el taller es marquista (concesionario que representa a un fabricante) recibirá la formación de la propia marca. El aspecto positivo será la especialización en esa marca pero por el contra deberá fomentar la capacidad de poder atender otras marcas. Si el taller no es marquista la formación la obtendrá de las plataformas de formación mecánica y de las redes de talleres. Esta formación será menos especializada pero al ser más amplia es una oportunidad de negocio al poder atender a un porcentaje más alto de marcas.

Actualmente ya una parte importante de las inversiones se realizan en equipos y sistemas informáticos. Cada vez será más común la detección de averías electrónicas y la programación de centralitas, lo que provocará la necesidad de disponer de un hardware y un software más especializado y con mayor coste. El mecánico tradicional se transformará en un electrónico.

Esta evolución provocará modificaciones en el trabajo de taller y, por tanto, una transformación del peso en la facturación total. La sección de mecánica pesada será tendente a tener una presencia testimonial, donde actualmente puede ser cercana al 40%. La mecánica rápida, que actualmente puede estar en un 35%, verá reducido su peso. Por contra la electrónica vera aumentar su porcentaje en una cuantía considerable, dado que tendrá que cubrir la reducción de la mecánica (actualmente el volumen de facturación de la electrónica sobre el total facturado en el conjunto del sector de la automoción ni se acerque al 10%).

Otro aspecto que se verá modificado será la relación entre recambios y mano de obra. En la actualidad puede ser del 65/35, pero en el futuro se facturará mucha más mano de obra y menos por recambios. Ello será debido a los cambios en la distribución de recambios que ya está empezando a provocar internet y las alianzas entre fabricantes. Este aumento de la mano de obra llevará un aumento de la importancia de la medición de los tiempos empleados por los mecánicos.

Me gustaría acabar resaltando que la sustitución de los motores térmicos (gasolina y diesel) por los motores eléctricos está respaldada por la necesidad medioambiental de reducir las emisiones de CO2, pero esta medida urgente y necesaria quizá se vea empañada cuando dentro de no muchos años nos encontremos con una cantidad ingente de baterías que han llegado al fin de su vida útil. Y este residuo será muy perjudicial en términos medioambientales y muy costoso de gestionar.

comentarios

1

Gonzalo | 15-12-2019 22:51

Que interesante esta noticia. Sobre todo, el punto de vista. Enfocarlo desde el lado del taller me ha resultado muy interesante. Enhorabuena.

2

Belén | 15-12-2019 21:33

Qué buena reflexión!!! A veces se nos olvida la opinión de los a priori más pequeños. Enhorabuena por enseñarnos este punto de vista.