El Norte Escolar 2022

Patrocina

Fuescyl
Junta de Castilla y León

Colabora

Renault
Acor
El Norte Escolar 2022

EL CENTRO DE LA NOTICIA

COLEGIO LEONES

LEON

REDACCIÓN: MARIA GONZÁLEZ DÍEZ, MARIA ALONSO MONTES, PAULA FERNÁNDEZ GRANDE, CARMEN GONZÁLEZ DÍEZ, HUGO PASTOR VEGA, DANIEL SIERRA DÍAZ

Grafittis urbanos: ¿arte o vandalismo?

Grafittis urbanos: ¿arte o vandalismo?

La mala idea que se tiene de estas obras de arte.

24.11.2022 - Daniel Sierra Díaz

  • Current rating
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

4 votos

0 comentarios

El skateboard, el hip hop y los grafitis han coexistido desde los años 70 y 80 hasta el punto que es difícil pensar en uno sin asociarlo con los otros. Actualmente, muchos parques de skate sirven de santuarios para la autoexpresión del grafiti, y nadie se queja de que sea vandalismo.

Pero en el resto del mundo, puede que no sea tan obvio. Los grafitis pueden interpretarse como un deterioro en las comunidades, una monstruosidad o un indicio de desintegración social. Se considera que son un elemento de la teoría de las ventanas rotas, la idea de que incluso los pequeños indicios de desorden en una comunidad conllevan a más desorden, lo que finalmente se intensifica con guerras de bandas y con el quebrantamiento de la ley y el orden y esto notien porque ser así.

Sin duda, la realidad está en un punto intermedio. Las personas que pintan grafitis se ven como artistas que se expresan mediante un lienzo público. Y la estructura de los grafitis (su material y sus técnicas) es la base de las expresiones artísticas urbanas más imaginativas, bonitas y emocionantes que existen ahora mismo, todas con la aprobación de los propietarios y de las comunidades.

Como es lógico, la idea de que la expresión artística pudiera considerarse vandalismo no está extendida entre los artistas. «El grafiti es 100 % arte», afirman estos. «Es un símbolo de rebeldía; presenta una nueva y fantástica forma de creatividad, pero lo que hace que sea arte es la opinión personal. Creo que cualquier cosa es arte si tiene un significado para ti». Pero hay una línea moral que no se debe sobrepasar. «El grafiti podría categorizarse como vandalismo o 'garabato' cuando es un parche al azar en cualquier pared vieja y sin significado», asumen los artistas.

Se necesita hacer una distinción importante entre el grafiti y el arte urbano. «Hay diferencias clave entre los dos y una contradicción en la manera en la que se trata a cada uno en la Era Moderna; a la vez, ambos se refieren variablemente al 'arte en la calle'», dicen, y puntualizan que «es solo desde el nacimiento de la publicidad que hacer grafitis en público se ha vuelto ilegal».

En algún momento, ¿podrían oficialmente considerarse el arte urbano y los grafitis culturalmente admisibles? ¿O necesitarían tener un límite establecido para que fueran lícitos? 

La hostilidad hacia la expresión del grafiti puede empezar a parecer como algo culturalmente más problemático.

Si el grafiti incide en un daño criminal, eso es asunto de la ley. Pero cuando se manifiesta, libera emociones y se ve tan llamativo y emocionante como lo pueda hacer el mejor arte, entonces los críticos no deberían confundir el "no me gusta" con el "es vandalismo".

 

comenta esta noticia